All for freedom, freedom for all
    Harley-Davidson foros. Crea nuevas publicaciones y participa en debates. ¡Es gratis!

Taller ¿Taller Oficial o Taller Independiente? Cuestión de Garantías.

Orgaz

Moderador
Miembro del equipo
Moderador
Donador
Colaborador
6 Sep 2020
527
855
Tiempo online
9d 21h 22m
147
Madrid
Reputacion - 0%
0   0   0
¿Taller Oficial o Taller Independiente? ¿Dónde llevo mi motocicleta para no perder la Garantía?.

Esta es una pregunta muy recurrente entre propietarios de motos nuevas y, sorprendentemente, a pesar de las respuestas y recomendaciones dadas en los foros que he visitado, pocos aciertan la respuesta correcta.

Acudir con nuestra motocicleta a un Servicio Oficial supone tener que pagar un coste de mano de obra relativamente más cara que en otros Talleres independientes y ajemos a la Marca. Pero, entonces, es cuando nos surgen las dudas ¿Qué pasa si nuestro vehículo está todavía cubierto por el periodo de Garantía?

Por cierto, el hacerse uno mismo el mantenimiento, NO cuenta! Esta opción hace que se pierda inmediatamente cualquier Garantía acordada con el fabricante. Así que, dejemos la caja de herramientas bien guardadita en el garaje, al menos durante dos años.


Titulo.png



¿Cuáles son las Leyes que me respaldan?

Para comprender mejor este dilema, tenemos que tener en cuenta dos principios fundamentales de la Unión Europa: el de la libre competencia entre empresas, y el de la libre elección de los ciudadanos.

Todo queda recogido en el Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea (TFUE) sobre el mercado interior y competencia. Y lo hace prohibiendo los acuerdos entre empresas que sean contrarios a la libre competencia así como la explotación abusiva por parte de las empresas de una posición dominante en el mercado, ya que ello podría afectar al comercio entre los Estados miembros.

La aparición del Reglamento (UE) n° 461/2010 (relativo a la aplicación del artículo 101 del TFUE) abrió una puerta a la esperanza para los ciudadanos y los talleres independientes (que no trabajan ni pertenecen directamente a ninguna marca).

El reglamento en cuestión viene a decir que cualquier taller puede hacer el mantenimiento de un “vehículo a motor” sin que este pierda la garantía siempre y cuando:

  1. se tenga acceso a la información técnica (manuales de mantenimiento que los fabricantes están obligados a ofrecer en las mismas condiciones que a su red de talleres oficiales),
  2. se tenga el utillaje especial indispensable de mantenimiento (se refiere al específico de la marca, no a los genéricos) y
  3. se acuda a los cursos de formación impartidos por la marca.
Sin embargo, este reglamento define el «vehículo de motor» como un “vehículo autopropulsado de tres o más ruedas destinado a ser utilizado en la vía pública”; por lo que las motocicletas de dos ruedas se quedan fuera del alcance de la normativa y, por lo tanto, proporciona la excusa perfecta a los fabricantes y talleres oficiales para desestimar cualquier tipo de reclamación por parte de los propietarios de una moto que quieran adherirse a este Reglamento.


Tooling.png


Tres años después apareció otro reglamento, el (UE) n° 168/2013, relativo a la homologación de los vehículos de dos o tres ruedas, y a la vigilancia del mercado de dichos vehículos.

Este reglamento recoge parte de lo que ya mencionaba el 461/2010, sobre que los fabricantes de motocicletas están obligados a ofrecer a los agentes independientes, acceso sin restricciones a la información relativa a la reparación y el mantenimiento de los vehículos, herramientas de diagnóstico y equipos de ensayo, así como material de formación. Pero no menciona nada sobre el proceso de las garantías.

Una vez más, esta situación deja al motociclista en un estado de inseguridad jurídica que tendrá que resolver por sí mismo en caso de que los fabricantes se nieguen a aceptar una reclamación.


¿Queda alguna esperanza?

Sí, sí la hay. Una consulta realizada por la Federación española de empresarios profesionales de automoción (CONEPA) a la Dirección General de Competencia de la Unión Europea indicó que, a pesar de que las motos no están afectadas por el Reglamento 461/2010, las disposiciones contenidas en el mismo y sus directrices reflejan principios generales de derecho y por tanto, “pueden servir de inspiración a la hora de aclarar las cuestiones planteadas en el ámbito del sector de motocicletas y ciclomotores”.

La comunicación de la Unión Europea añade que “si los talleres independientes quedasen excluidos del mercado a causa de una práctica generalizada que implique que la garantía queda supeditada al hecho de que todas las operaciones sean ejecutadas por los talleres autorizados, el acuerdo entre el fabricante y los talleres autorizados entraría dentro del ámbito de aplicación del artículo 101 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea (TFUE)”, que prohíbe las relaciones bilaterales que tengan por objeto poner trabas a la libre competencia.

Multimarca.jpg



¿Cuáles son mis Derechos a la hora de Reclamar?

La ley indica que un producto no será conforme y, por tanto, puede ser objeto de reclamación, en los casos siguientes :

  • Cuando el producto no se ajuste a la descripción hecha por el vendedor, no disponga de las prestaciones anunciadas o de las propias de los bienes del mismo tipo.
  • Que exista cualquier defecto en el producto que lo haga inútil para su uso ordinario.
  • Cuando el producto no sea apto para el uso que el consumidor haya solicitado de manera expresa, siempre que el vendedor haya admitido que era apto para este uso.
Pero, atentos a los siguientes párrafos:

  • Si el consumidor reclama durante los primeros seis meses desde la fecha de adquisición del producto, se entiende que el defecto ya existía en el momento de la compra y, por tanto, no debe aportar ninguna prueba. y podrá exigir automáticamente entre la reparación y la sustitución del bien.
  • Si el consumidor reclama una vez pasados los seis primeros meses desde la compra, el vendedor le puede exigir que demuestre que el defecto ya existía en el momento de la compra y que no es consecuencia de un mal uso.
Por lo que, en la práctica, una vez superados los primeros seis meses es muy frecuente que los vendedores aleguen que el defecto o la falta de conformidad es consecuencia de un mal uso del consumidor, obligando al comprador a demostrar (mediante un informe pericial, por ejemplo) que el defecto es de origen; o recurrir a la Ley de Enjuiciamiento Civil o a la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios.


¿Qué cubre y qué no cubre la Garantía de Harley Davidson?

Harley-Davidson ofrece una garantía legal de dos años y kilometraje ilimitado en motocicletas nuevas. Esta garantía puede ser extendida 3 años más, hasta los 5 años en total, si se paga un suplemento.

Mediante la garantía legal, se puede obtener reparaciones en cualquier concesionario autorizado de Harley-Davidson. La garantía de fábrica es transferible a otro propietario en caso de venta de la motocicleta .

Si bien, la garantía de Harley-Davidson tiene sus limitaciones. No cubre reparaciones de motocicletas que no hayan sido operadas o mantenidas como se especifica en el manual del propietario; y excluye daños causados por desastres naturales (inundaciones, terremotos y tormentas de granizo), guerras, disturbios, o casos fortuitos. Además, las modificaciones y montaje de piezas y accesorios no originales pueden anular la garantía.

Manual Owner.png



Conclusiones

Aunque parezca que las leyes nos amparan, a la hora de ir a un taller independiente con una motocicleta, para hacer el mantenimiento y servicio programado de nuestro vehículo sin perder la garantía, es cierto que la normativa vigente es bastante imprecisa y ambigua con los propietarios de una moto. Sobre todo, a la hora de respaldarnos frente a una posible reclamación al fabricante.

Aunque duela admitirlo, si queremos dormir tranquilos, la mejor recomendación que se puede hacer, para los propietarios de una moto nueva, es la de acudir al Servicio Técnico de la marca durante el periodo de Garantía del vehículo; y pensarlo dos veces antes de firmar una extensión de 3 o más años si no queremos atarnos a la marca de “por vida”. Al fin y al cabo, las reparaciones y las piezas en garantía nos saldrán gratis en caso de un defecto, pero deberemos pagar por los servicios de mantenimiento durante al menos dos años.

Si al final decidimos acudir a un Taller Independiente, tendremos que estar seguros de que el taller dispone de acceso a la información técnica del fabricante (manuales e instrucciones de mantenimiento), que tiene el utillaje especial indispensable de la marca y que su personal está debidamente formado. Todo esto, junto con la factura debidamente desglosada, nos ayudará a la hora de reclamar cualquier tipo de garantía al fabricante.


Espero que el hilo os sea de ayuda :cool:

.
 
Arriba